La prematuridad

El fenómeno de la prematuridad aumenta en nuestra sociedad año tras año.
Existen indicios que nos hacen pensar que (entre otras causas), el exceso de controles a la que es sometida la mujer gestante, la hace entrar en duda durante toda la gestación de su capacidad de contener a un bebé “correcto”.
La inseguridad de ser un buen recipiente para su bebé, la lleva a un estado de estrés, en el que, al bebé, le es difícil permanecer dentro del claustro materno, viéndose obligado a abandonarlo antes de estar preparado para ello.
En estos casos , el drama para ambos se multiplica por el tiempo de separación al que son sometidos, que se alarga. Separar a un bebé a medio hacer de su fuente (el cuerpo de su madre), multiplica los riesgos a todos los niveles.
Los ingresos en las unidades neonatales, dejan una eterna huella de separación y desamparo en el bebé y producen un rechazo (inconsciente) hacia el, por parte de su madre.
Reivindicamos para estos casos que sin excepción se utilice el método “madre canguro”.

Cuéntanos tu experiencia. Te agradeceremos que nos la envíes a: soporteweb.pdn@pangea.org

 

Artículos e investigaciónes relacionadas

* El modo canguro de tener al bebé.

* Niños prematuros: riesgos más frecuentes.

* Investigación de la salud primal. Una nueva era en la investigación de la salud.

* Los abrazos mejoran la tolerancia de los bebés prematuros a los procedimientos dolorosos.

* Nacer prematuro “afecta” la personalidad.