Derechos del Nacimiento

Este decálogo habla de los derechos de que un bebé adquiere cuando decidimos darle la oportunidad de nacer. A partir de ese momento estamos obligados a acompañarle adecuadamente en la aventura de la vida haciéndonos cargo de que esta se desarrolle de la forma más gratificante, enriquecedora y feliz posible.

La investigación evidencia que las experiencias vividas en los primeros estadíos de la vida (concepción, nacimiento y primera infancia) dejan en el ser humano una huella imborrable cuyas consecuencias le acompañaran el resto de la misma.

Con la intención de prevenir posteriores secuelas psico-emocionales, invitamos a madres, padres y profesionales a respetar este decálogo.

  1. El bebé tiene derecho al reconocimiento de su capacidad física y emocional, en su vida intrauterina y extrauterina y, especialmente, durante el tránsito entre ambas.
  2. El bebé intraútero tiene derecho a que el bienestar emocional de su madre no sea alterado por un exceso y abuso de controles durante la gestación
  3. El bebé y su madre tienen derecho a que se respeten el momento, ritmo, ambiente y compañía en el parto-nacimiento y a que el mismo transcurra de forma fisiológica. Un bebé y madre sanos tienen derecho a no ser tratados como enfermos.
  4. El bebé y su madre tienen derecho a intimidad y respeto antes, durante y después del nacimiento- parto.
  5. El bebé y su madre tienen derecho a permanecer juntos en las horas y días siguientes al nacimiento. Ninguna exploración ni estancia hospitalaria justifica la separación de ambos .
  6. El bebé tiene derecho a disfrutar de lactancia materna a demanda, al menos, durante el primer año. A que durante su estancia en hospital se respeten los “10 pasos para una lactancia feliz” establecidos por UNICEF y la OMS y recomendados por la Asociación Española de Pediatría.
  7. El bebé tiene derecho a ser atendido personalmente por su madre, como mínimo, durante el primer año. La madre tiene derecho a disfrutar del contacto íntimo con su bebé cuanto crea necesario.
  8. El bebé prematuro tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre hasta que ad-quiera el peso y las condiciones optimas de salud. Ninguna unidad de neonatología es más saludable para el bebé que la piel materna.
  9. El bebé tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre durante los primeros meses de vida extrauterina. El contacto cuerpo a cuerpo es vital para instaurar en el la seguridad y la confianza.
  10. El bebé tiene derecho a que sean sus padres quienes personalmente tomen las decisiones y quienes para ello busquen la información relacionada con su bienestar.

Plataforma pro Derechos del Nacimiento

 

                         Vídeo